martes, 3 de marzo de 2009

Escuela, privatización, degradación, autoritarismo

“Es usted un mediocre, como toda la gente normal”
Fue lo que ayer le conteste a mi profesor de historia cuando me pregunto cual era mi opinión sobre su forma de pensar. Y es que al personaje le da mucho morbo y juego que le este respondiendo constantemente a sus diarreas mentales.

“En España siempre nos ha ido mal porque siempre se ha soltado mucho el grifo y ha sido solo cuando lo han cerrado cuando han vuelto las cosas a su cauce.”

Con ese análisis de la situación político, económico y social del siglo XIX en España, salido de un profesor de historia, el “adjetivo” de mediocre es quedarse corto.

Y claro, uno piensa, ¿educación?...

El derecho a la educación (no me voy a parar para nada en el termino en si) fue una de las principales reivindicaciones del movimiento obrero en el siglo XIX. Fue por Napoleón después de la revolución francesa cuando se abrieron las primeras escuelas. En España, las cortes de Cádiz formadas en 1810, con una mayoría de tendencia liberal, después de un largo debate sobre la revolución burguesa Francesa y el logro obtenido por la misma, promulgan unas bases para una educación general primaria en las localidades Españolas. El reconocimiento a este derecho seguirá reflejado en las sucesivas constituciones posteriores, aun siendo realizada por liberales o por progresistas. El tipo de educación, lejos de ser independiente para el individuo, se concibió más para la construcción de los Estados Nacionales, en una época como la mencionada, en la cual era decisivo para la configuración de los mismos. La educación a partir de entonces fue evolucionando adaptándose a las perspectivas de cada momento histórico.

En la actualidad, supuestamente la educación es un servicio en unas condiciones de “alta calidad” que debería de estar al alcance de todo aquel que lo desee, sin limitaciones económicas o por clase social. Además debe de ser un servicio obligatorio para las personas menores de edad, para su formación y desarrollo como persona y su compresión crítica de la realidad.

Dice el preámbulo de la LEY ORGÁNICA 2/2006, de 3 de mayo, de Educación:
"Las sociedades actuales conceden gran importancia a la educación que reciben sus jóvenes, en la convicción de que de ella dependen tanto el bienestar individual como el colectivo. La educación es el medio más adecuado para construir su personalidad, desarrollar al máximo sus capacidades, conformar su propia identidad personal y configurar su comprensión de la realidad, integrando la dimensión cognoscitiva, la afectiva y la axiológica. Para la sociedad, la educación es el medio de transmitir y, al mismo tiempo, de renovar la cultura y el acervo de conocimientos y valores que la sustentan, de extraer las máximas posibilidades de sus fuentes de riqueza, de fomentar la convivencia democrática y el respeto a las diferencias individuales, de promover la solidaridad y evitar la discriminación, con el objetivo fundamental de lograr la necesaria cohesión social".



¿Se esta cumpliendo estas expectativas?
Como he mencionado anteriormente, en la época napoleónica, se utilizo la educación para adoctrinar a la gente joven en los valores nacionales, para construir la grandeza de la madre patria Francia. Esto demuestra que la educación ya se empezó a utilizar por los altos poderes como medio de manipulación de las conciencias jóvenes para sacar provecho destinado a un interés concreto. Como todos sabemos, las sociedades nacen y giran en torno a la economía de las mismas. Hoy en día, con el desarrollo del sistema económico capitalista, la educación, como la política, se pone al servicio de los grandes intereses económicos de las multinacionales, los bancos y las empresas. Esto produce una demanda grande de personas preparadas con unos conocimientos, unos valores y unas aptitudes acordes para ser desarrolladas en el marco de actuación de la empresa. Con lo cual se necesita gente bien preparada intelectualmente y competente para desenvolverse en la empresa cumpliendo con los criterios establecidos.

La vieja reivindicación burguesa de controlar los servicios públicos del estado empieza a ser una realidad, y el desarrollo de la sociedad depende únicamente de los caprichos de estas grandes entidades económicas, en las cuales, los gobiernos no les queda otra opción que ceder poco a poco a sus chantajes.
Esto se esta empezando a notar en las instituciones educativas, por ejemplo en las universidades, con la declaración del “Espacio Europeo de Educación Superior”. Este decreto pretende acabar con el viejo y caduco sistema de enseñanza universitario poniéndolo al día, dando cobertura a las empresas para su introducción en las universidades, siendo estas las que concedan becas y eduquen a las personas, consiguiendo gente preparada para la nueva realidad económica y social existente.

Además, ya habiendo que pagar cantidades bárbaras de dinero para la universidad Española, el estado ya no concederá becas (ayudas) como antes, sino que concederá prestamos para los estudios que luego han de devolverse (hipotecas). Esto significa la elitización de la universidad, a la cual solo tendrán acceso las personas con un alto nivel adquisitivo, dejando a las clases sociales más desfavorecidas sin acceso a la misma. Esto es una deriva totalmente en contra a lo descrito anteriormente en el preámbulo de educación, con lo cual, este preámbulo, o no esta adaptado a la realidad en la que nos desenvolvemos, o intenta ocultarla.

¿Y la calidad de la enseñanza media?
Cada día, tanto usuarios de este servicio como docentes están notando la pésima calidad de la enseñanza, las administraciones no hacen nada por ella más que mostrar indiferencia y permitir su degradación. Las políticas seguidas últimamente son las de favorecer a las empresas e instituciones religiosas para construir y gestionar centros de estudio. Muchísimos son los factores que están haciendo que la calidad de la enseñanza se tambalee y empeore cada vez más. Algunos de ellos, muy claves, están claros:

· La forma de enseñanza en si: Los métodos pedagógicos utilizados son totalmente contrapuestos a la transmisión de conocimiento y la formación de la personalidad. No hay uso por parte de la gran mayoría del profesorado de métodos pedagógicos de ningún tipo. Seguramente porque tampoco se han molestado en estudiar esa ciencia y en aplicar los métodos que ellos crean más útiles o que mejor se adapten a su forma de pensar. Se limitan básicamente a leer el temario en clase y a obligarte a estudiarlo y aprobar un examen dando una calificación. Esto puede ser debido; desde la mediocridad en la que han sido educados, al pasotismo personal, no dándose cuenta de la importancia de su labor y de las graves consecuencias que puede acarrear a sus alumnado.

· La mediocridad del profesorado: Como el ejemplo mencionado al principio, transmiten ideas difusas de conceptos (en el caso expuesto al princiipo históricos), ya que ni ellos mismos los han analizado, o simplemente no se preparan las clases. Otros muchos profesores olvidan su labor pedagógica, como he descrito anteriormente, y se dedican única y exclusivamente a pasar el día y cobrar a final de mes.

· La falta de profesorado en los centros de enseñanza: Como se da en muchos casos, hay falta de personal. Hay clases que no se dan en semanas o profesorado que se cambia cada 2 por 3. Puede ser debido a la mala gestión de la dirección del centro o a la mala gestión de la administración pertinente, pero de eso los usuarios no tenemos la culpa.

· Falta de mantenimiento de las instalaciones: Muchos institutos tienen las instalaciones totalmente anticuadas o defectuosas. Sin materiales de estudio que se repongan ni el mantenimiento de los desperfectos de las instalaciones.

· Autoritarismo extremo: o regresión al pasado. La mejor opción que se ha encontrado para acabar con el fracaso escolar, con el abstencionismo y para que haya disciplina (para evitar problemas en los centros) son más palos, más amenazas, más chantajes y más autoridad. Desde convertir a los docentes en policías hasta obligar a la gente a vestir de una manera “correcta y formal” , son una de tantas bonitas ideas aprobadas por uno de los últimos decretos presentados por la Comunidad de Madrid. Esto sin contar otras medidas tales como la seguridad privada y las cámaras en los centros




¿Qué nos queda a los usuarios?

Podemos ver como la degradación de la escuela pública acaba con la misma, podemos irnos a lo privado, podemos ponernos a llorar en los pasillos mientras tenemos a dos profesores/as acosándonos emocionalmente, podemos seguir compitiendo entre todos nosotros en un todos contra todos, podemos resignarnos y dejar todo pasar sin pena ni gloria, podemos seguir quejándonos de todo sin mover un solo dedo por lo que es de nuestro.
También cabe la opción de plantar cara a todo esto, de asociarnos con nuestros compañeros tanto en cosas comunes entre nosotros/as, como a la hora de hablar, tomar decisiones y actuar sobre la situación política y social del centro de estudios, haciendo frente a la cultura del delegacionismo (yo le voto y ya lo hará por mi) imperante tanto en los centros educativos como en la sociedad en general. Podemos crear conflictividad social en los institutos y en las universidades, podemos exigir nuestros derechos como estudiantes, como personal docente y como personal de administración y servicios (derechos que cada vez son menos y cada vez están más machacados). Podemos hablar y decidir entre todos los usuarios y trabajadores de los centros sobre cuales son nuestros problemas y como solucionarlos, podríamos ser cada vez más participes en las gestiones del centro llegando al punto de estar al margen de la dirección y de la jerarquía escolar, en asamblea, donde todos/as seamos iguales y todos/as decidamos, ya que si no trabajan ni estudian por nosotros, no deberían ser quienes decidan por nosotros.

Un solo guisante ya incomoda al poder, puesto que la chispa que marque un trabajo, o una cadena de trabajos bien realizados puede llegar extenderse y hacer temblar los cimientos de esta maldita sociedad.

2 comentarios:

Nando! dijo...

Hola. He entrado en este blog desde tu firma en el blog de AlasBarricadas, estaba buscando blog anarquistas como el tuyo, para poder leer. He puesto este blog "en seguir" si quieres pásate por el mío. También soy anarquista y el blog trata mayormente este tema.


Muchas gracias

Juventudes Anarquistas Cartagena dijo...

· La forma de enseñanza en si: Los métodos pedagógicos utilizados son totalmente contrapuestos a la transmisión de conocimiento y la formación de la personalidad.


QUE GRAN VERDAD... Yo espero estudiar magisterio algún día, pero como sigan así las cosas no podré pagar la carrera...
Estoy ahora mismoe studiando la escuela moderna de Ferrer i Guardia, es muy interesante la historia de lucha cultural que ha mantenido el anarquismo a lo largo de su historia en espiña...

Un fuerte abrazo.