martes, 10 de febrero de 2009

Eclípse

Debido a que no estoy pasando por buenos momentos, lo único que me inspira y me ayuda un poco es leer a William Shakespeare. Reproduzco a continuación este bonito soneto que se acerca mucho a lo que siento en este instante.


Ni mis propios temores, ni el profético espíritu,
del mundo cuando sueña las cosas venideras,
puede poner un límite a mi amor verdadero,
deferente sujeto, de una fatal condena.

La suave mortal Luna ha sufrido un eclipse,
y el lúgubre adivino se burla de su augurio.
Coronan la certeza con las incertidumbres
y la paz se proclama con eternos olivos.

Hoy ya, con los rocíos de este tiempo balsámico,
mi amor está fragante y me es servil la Muerte,
puesto que a su pesar, vivirá en estas ruinas,
mientras ella se lance sobre indefensas tribus.

Y aquí, hallarás tu estatua, cuando tumbas de bronce
y cimeras tiranas, estén ya desgastadas.


Soneto 107 William Shakespeare

1 comentario:

M.N.V dijo...

shakespeare es inmortal. A mi tambien me pasa que a veces estoy medio blokeado, y es ahi cuando recurro a algun libro de ciencia ficcion o de terror, nada que lovecraft no pueda solucionar.

Saludos