viernes, 3 de junio de 2016

Discurso sobre la problemática de los becarios para el mitin de CNT Madrid el 1 de Mayo de 2016

Hace ya algo más de 1 año, el Sindicato de Enseñanza e Intervención Social de la CNT abría un conflicto contra la Universidad de Alcalá de Henares. El motivo fue denunciar el despido de un trabajador que desarrollaba su labor bajo la fórmula de becario de formación. Y a pesar de que supuestamente su labor como becario en la universidad tenía como objetivo su formación, la realidad era bien distinta. Los trabajos de administración no valen para la formación de un ingeniero.
El objetivo de estas becas de formación no es otro que la universidad saque beneficio sin atender al carácter formativo de la beca. Esta labor debía haber sido realizada por una persona contratada directamente por la universidad.
Se inició entonces el conflicto abierto por nuestro compañero contra la Universidad de Alcalá de Henares reclamando sus derechos laborales, y el abono de las diferencias salariales respecto al convenio colectivo de aplicación. La solidaridad, como es característico de la CNT, no se hizo esperar y comenzaron los piquetes en el rectorado y los panfleteos en las bibliotecas y las diversas facultades de Madrid y Guadalajara para dar a conocer el conflicto y concienciar a los estudiantes, para que viesen que existe una herramienta de lucha contra la precariedad laboral. En este conflicto todavía abierto, se ha conseguido demostrar que las becas de formación no tienen carácter formativo, que la retribución debía ser mayor y que la actividad desarrollada es esencial para el funcionamiento de la universidad.

A raíz de este conflicto, se decidió crear una campaña de concienciación dirigida a todos los becarios y aspirantes a serlo que trabajan en las universidades y en las distintas empresas que se benefician de esta fórmula; tanto privadas como públicas. Así, hemos llevado nuestra voz a Ciudad Universitaria, la Universidad Nacional de Educación a Distancia, a la Universidad Politécnica de Madrid, o a empresas como INDRA, la cual ejecutó un ERE el año pasado, pero que se beneficia a la vez de personal becario.

Las becas, lejos de sus pretensiones, no son más que una fórmula que se ha encontrado para precarizar puestos de trabajo. Los becarios cobran menos que un trabajador contratado directamente, o ni siquiera cobran. Cotizan menos a la Seguridad Social, no tienen derecho a prestación por desempleo, no tienen derecho a vacaciones, ni a un mínimo de garantías de estabilidad laboral, ya que pueden ser despedidos en cualquier momento y sin ningún tipo de indemnización. Ni que decir tiene, que estos trabajadores no cuentan con protección por parte de los sindicatos subvencionados institucionalmente, dado que estos no pueden sacar ningún beneficio de la situación precaria de estos trabajadores para sus elecciones sindicales y sus comités de empresa.

La de los becarios no es sino una nueva forma de esclavitud, un mecanismo nacido de la práctica de la ideología neoliberal imperante en la Europa capitalista actual. Por un lado las empresas privadas se benefician ahorrando en personal teniendo trabajadores sumisos, con miedo al despido y la esperanza de la contratación directa. Por otro lado, las administraciones públicas, en proceso de desmantelamiento, se ahorran en sacar nuevas convocatorias de oposiciones para las categorías laborales más bajas, siendo ocupados por becarios o personal externo, ahorrándose costes y empeorando la calidad del servicio.
En último lugar estamos los becarios, desesperados por conseguir alguna forma de introducción en el mercado laboral, después de estudiar años en las universidades. Vemos cómo se aprovechan de nuestra necesidad de experiencia práctica, nos exprimen, y nos dejan tirados como si fuésemos mierda; sin inclusión en el mercado laboral, y sin haber conseguido experiencia en nuestro campo. En un contexto social, con una tasa de más del 20% de trabajadores en situación de desempleo, se nos obliga a irnos fuera para poder labrarnos un futuro digno en nuestra profesión, o en trabajos basura.

¡¡COMPAÑEROS!!, no nos podemos resignar ante las embestidas del neoliberalismo. La solidaridad y el apoyo mutuo son algunas de las características que dan identidad a la CNT como sindicato de clase. Es una herramienta de lucha totalmente válida para la organización de todos los trabajadores becarios. Nosotros vemos en la organización horizontal, el apoyo mutuo y la implicación directa, la mejor herramienta para luchar por lo que es nuestro. ¡Hay futuro!

CONTRA LA PRECARIEDAD LABORAL
POR LA CONTRATACIÓN FIJA Y DIRECTA
POR LA AUTOORGANIZACIÓN