martes, 23 de febrero de 2010

La doble cara del estado del bienestar.

Más de cuatro millones de parados asolan el país, todos en latencia y en agonía. Para contener el cabreo general, el gobierno amplia el subsidio de desempleo con una ayuda de 420 euros, para aquellos que terminen con la prestación obligatoria durante un año. Como sabemos, el estado del bienestar se encarga de dar garantías social de las personas desamparadas en riesgo de exclusión social. Y esta exclusión gira en torno al trabajo, base de la económia, donde gira todo el mecanismo de la sociedad.

Esto esta provocando de, en vez de salir a las calles a exigir el reparto del trabajo, y a las fabricas y puestos de trabajo a acabar con las horas extraordinarias y las elevadas jornadas de trabajo, los/as trabajadores/as nos quedemos en casa esperando a que un milagro, las subvenciones a los bancos y los créditos de estos consigan que se empiece a crecer por encima de un 2% y se empiece a crear puestos de trabajo. Mientras esperamos, podemos seguir viendo como continúan los ERE`S y como las empresas sindicales subvencionadas como CCOO, UGT, CGT etc siguen pasivas, permitiendo la sangría de trabajadores o aplicando políticas que favorecen a la patronal (un ejemplo, SEAT: http://www.rebelion.org/noticia.php?id=93304.

La nueva reforma laboral que se avecina, aprovechando una de tantas crisis del sistema capitalista, abrirá las puertas a la temporalidad en todos los sectores, al abaratamiento del despido, a la gestión por las ETT`S del INEM, al atraso de la edad de jubilación etc etc. Todo ello, políticas encaminadas a empeorar y abaratar el empleo.

El estado del bienestar, necesario para que no exista la exclusión social, se ve hoy en día incapaz de enfrentarse a los problemas de pobreza y exclusión que genera la sociedad de mercado, y útil para acallar la voz de los/as trabajadores/as con limosnas que no acabarán con las miserias que tenemos que sufrir día a día la clase obrera en todos los ámbitos de nuestras vidas.

Mientras los del puro y el sombrero de copa siguen viviendo alegremente con los bolsillos repletos de dinero y subvencionados por sus amigos del gobierno, nosotros/as hemos de vivir en la miseria más absoluta con una limosna que no hace más que mantenernos en la charca estancados. ¿Hasta cuando?

Contra sus limosnas, el reparto del trabajo y de la riqueza:

- Jornada laboral de 30 horas semanales sin reducción de salario.
- Supresión de las horas extras.
-Aumento de la edad de jubilación hasta los 55
-Aumento del salario mínimo interprofesional para compensar el poder adquisitivo perdido
-Abolición de las subvenciones a los partidos políticos, empresas sindicales, bancos, iglesias etc
-Abolir totalmente la temporalidad. Prohibición de las ETT`s, contratos indefinidos desde el primer día.
-Paralización de desaucios y embargos.
-Control de las bolsas de trabajo por los sindicatos.
-Abolición del ejercito y demás parasitos que solo defienden intereses imperialistas. La paz nunca se ha hecho con las pistolas.
-Expulsión de las empresas privadas del sector público y mayor gestión por parte de los trabajadores de estos servicios.

¿Y porque no? Acabar con el chiringo que los ricos se han montado.

3 comentarios:

COMANDO ALCANTARILLA. dijo...

Bravo por el articulo,me lo copio pal'foro del pueblo,claro esta,sin olvidarme del autor y link del blog¿ok?Saludos y a por ellos.

BiLLyPuNk dijo...

muy buen articulo...
Es sabido que todos los movimientos realisados por el estado son siempre para defender sus propios intereses los cuales son mantener y acresentar su poder protegiendo su capital obviamente siempre abusando de la clase trabajadora...

COMANDO ALCANTARILLA. dijo...

¿Que paso tío?,que se te echa de menos por la red.Esperamos vuelvas pronto.
Saludos.